martes, 23 de diciembre de 2008

Polémica en Tucumán por la aparición de afiches que condenan a gays, a marxistas y al aborto


San Miguel de Tucuman – (Primera Fuente)

Autodenominados "La Barbarie", un sector ultracatólico salió a pegar afiches en la ciudad en los que advierte, desde el anonimato, que saldrán a dar "combate" contra una todo aquello a lo que se califica como enemigo del nacionalismo y la religión. Califican a la homosexualidad como una "perversión" y como una "alteración" del orden natural. Odian la ideología marxista y la tildan de "apátrida", "de odiar a Cristo" y de promover el aborto.

Sectores ultraconservadores salieron durante las últimas semanas a esforzarse para evidenciar aún más su llamativo nivel de estancamiento dentro de un laberinto intelectual que los lleva a emitir consignas tan contradictorias como discriminadoras. Mediante una pegatina de afiches y reparto de volantes en diferentes puntos del centro de la capital, la autodenominada "Agrupación Nacionalista La Barbarie" dio a conocer en sociedad sus "principios" ideológicos emanados desde el anonimato.

Tanto en sus panfletos como en su sitio digital la-barbarie.com.ar, esta aparente agrupación derechista autocalificada como "enraizada en la fe católica" se declara en lucha contra la homosexualidad, la bisexualidad y el travestismo, a los que consideran como "alteraciones del orden natural". También se oponen a que territorio nacional sea enajenado o vendido a extranjeros, "en especial a empresas transnacionales", según aclaran; a las drogas, "elemento de estupidización (sic) y muerte de los sectores juveniles" y a la cultura "light" que según La Barbarie es impuesta desde los medios de comunicación "que buscan la decadencia moral y espiritual de los jóvenes".

Marxistas, liberales y gays, todos enemigos de "La Babarie"

En forma paralela, la secta cuasi fascista se declara enemiga de la ideología marxista, a la que califica de cómo "apátrida, de haber fracaso en todo el mundo y odiar a Cristo".

Con odio, sostienen con que estas ideas de izquierda no hacen más que promover el internacionalismo y la "cultura de la muerte": aborto, control de natalidad, además de "perversiones" como la homosexualidad, el lesbianismo y el travestismo.

"El Marxismo es el que trató de imponer en nuestro país y en Hispanoamérica gobiernos comunistas ateos recurriendo a guerrillas sangrientas, adiestradas y adoctrinadas en la isla–prisión de Cuba, que no les temblaba el pulso a la hora de matar inocentes", manifiestan en su sitio web los conservadores.

Paradójicamente, así como rechazan a los marxistas, los ultracatólicos también se confiesan enemigos del liberalismo. Entienden que a través de éste se entrega el país al capital foráneo y a la usura internacional. "El liberalismo es el que empobrece a amplísimos sectores de la población argentina y el que subvenciona a empresas que privatizó", añaden.

Por otra parte, sectores judíos tampoco son ajenos al rechazo de este grupo, que se inculca la defensa del territorio del país "apetecido por intereses extranjeros, como el sionismo internacional", agregaron.

¿Qué es la Agrupación Nacionalista La Barbarie?

En su sitio digital, la agrupación conservadora explica que su nombre se origina en la dialéctica impuesta por Sarmiento a través de su obra Civilización o Barbarie(que plantea las diferencias entre los federales y unitarios).

"Para los liberales, civilización siempre fue la cosmopolita Buenos Aires, la cultura europea, el Protestantismo, y Barbarie es el Interior inculto, lo criollo, lo nativo, lo hispanoamericano y lo católico", sostienen.

Su proclama menciona su salida al ruedo "para dar combate en un momento en que nuestro país se encuentra en una pésima situación como resultado de la aplicación de políticas liberales y de izquierda tendientes a destruir nuestra identidad espiritual y cultural y destinada al vaciamiento patrimonial de nuestro país".

Además se definen como nacionalistas que defienden los pilares sobre los que se fundaron la Nación: idioma, religión, cultura y territorio.

Sin embargo, en el sitio digital nunca se aclara el nombre de ninguna persona vinculada a esta campaña y qué alcances tendrá este "combate" que se menciona.

Califican los mensajes como facistoides y los vinculan con el próximo encuentro de mujeres

Para ellas, la irrupción de esta campaña conservadora no es causal. En octubre del año próximo Tucumán será sede del XXIV Encuentro Nacional de Mujeres, espacio de debate en el que se analiza la problemática de la mujer en la sociedad actual, desde diferentes áreas e ideologías de enfoque.

La relación entre ambas circunstancias la realizan dos referentes del Plenario de Trabajadoras, una de las agrupaciones sociales que encabeza la organización de este tipo de encuentros: Cecilia Pourrieux y Silvia Carbone.

Para Pourrieux (docente de la materia de Ética y Pensamiento Filosófico de la carrera de Filosofía de la UNT), este tipo de mensajes estaría estrechamente relacionado con los "sectores más oscuros de la Iglesia Católica" y vinculó la lucha emanada en el seno de los encuentros de mujeres a la oposición religiosa a estas reivindicaciones.

"Entre muchos aspectos sobre la situación social de la mujer, uno de los temas más polémicos que se tratan en estas convocatorias nacionales es la cuestión del aborto, uno de los puntos más rechazados por la Iglesia Católica.
Pero no se trata de ser abortistas. Entendemos que hay un Estado responsable que no hace nada para cambiar esta realidad y que está completamente influenciado por la Iglesia".

La ex candidata a vicegobernadora en las últimas elecciones provinciales por el Partido Obrero, reclamó la legalización del aborto "para evitar las más de 500 muertes al año de mujeres pobres y sin recursos y para permitir a las mujeres ejercer el derecho a decidir sobre su cuerpo".

En esta misma línea, Carbone recordó cómo la Iglesia Católica frenó constantemente el desarrollo de la difusión de educación sexual en las escuelas o del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable que, entre otros aspectos, abarca la entrega masiva de anticonceptivos para evitar embarazos no deseados y la transmisión de enfermedades."¿Cómo puede ser que la Iglesia, que se dice asexuada, se opone a que se eduque sexualmente en las escuelas.

No debemos olvidar que se trata de la institución más cuestionada por los casos de pedofilia que se llegaron a conocer", advirtió Carbone.La sicóloga propuso la instauración de un Plan Materno, de Educación Sexual y de Anticoncepción como alternativas para evitar llegar al aborto.

"Desde hace 25 años es la principal causa de muerte de embarazadas y la principal causa de ocupación de camas hospitalarias femeninas en Argentina. Hay alrededor de 500 mil mujeres que abortan al año. En este periodo 3.000 nenas de entre 9 y 14 años, son abusadas y embarazadas", agregó.

En tanto, Pourrieux calificó al sector impulsor de estas ideas como una "secta circunstancial" ante la cual "no vale ni la pena polemizar". "Parece ser un grupo facistoide y discriminatorio colmado de contradicciones tales como rechazar el liberalismo y el marxismo, y cuyas ideas no resisten el más mínimo análisis", disparó la docente.

Foto 1: Con la bandera tucumana de fondo, los afiches conservadores hacen una fuerte condena al aborto y reivindican a próceres de la historia nacional.
Foto 2: Pourrieux y Carbone (izquierda), integrantes del Plenario de Trabajadoras vincularon a la Iglesia en esta campaña antiabortista y de ultraderecha.